Fachada de zinc. Proyecto encargado a Cubiertas y Decoraciónes Quevedo Gracia en 2007 Lidl Elviria (Marbella) y varios Lidl Supermercados en las Islas Canarias en 2008 y 2oo9

Cubiertas Quevedo Gracia sus especialistas en fachadas de zinc.

 

RESEÑA HISTÓRICA DEL ZINC

Los laminados antiguos estaban constituidos por zinc térmico, es decir de zinc que contenía una proporción no despreciable de impurezas (plomo, hierro, cadmio) provenientes del método de transformación del mineral.

Sus defectos principales eran el tener un coeficiente de dilatación térmica elevado (3 mm / m para 100ªC) y una resistencia el fluaje muy mediocre (fluaje = deformación lenta y progresiva de un material sometido o una carga permanente).

Las nuevas aleaciones están elaborados a partir de zinc muy puro, obtenido por el proceso electrolítico y elementos de adición (cobre y titanio) en cantidades controladas para mejorar sus propiedades para aplicaciones específicas de la construcción.

¿Por qué una aleación con cobre y titano?

La finalidad de la adición de cobre es:

  • Hacer la aleación más dura y aumentar su resistencia mecánica

Una de las consecuencias es:

  • Dar a la pátina natural del zinc un aspecto más gris (con las antiguas aleaciones la pátina era más blanca).

La finalidad de la adición de titanio es:

  • Aumentar la resistencia al fluaje del material (principalmente bajo el efecto de cambios térmicos continuos).

Por esto, estas aleaciones tienen unas características mecánicas y físicas completamente satisfactorias, sobre todo para una utilización del laminado en zonas montañosas, sin problemas de duración.

El modo de fabricación también ha evolucionado y ha conducido a una neta mejora de la calidad de los productos suministrados.

  • La utilización de hornos de inducción para la fundición (operación de fusión del zinc y preparación de las aleaciones) permite obtener aleaciones de composición muy homogénea.

La utilización de máquinas de colada continua, que producen una placa sólida y de poco grosor, produce
una distribución homogénea y fina de los elementos de aleación que se traduce en una mejora de las
principales características mecánicas.

Las condiciones de laminado modifican la estructura cristalina del metal. Su mejora ha permitido reducir
el coeficiente de dilatación térmica de la aleación a 2,2 mm / m para 100ºC.

Los laminadores de colada continua permiten trabajar el metal de forma continua, lo que conduce a una producción de laminado de validad muy estable en forma de grandes bobinas, Esta calidad se obtiene por un control preciso de las condiciones de laminado (temperatura, velocidad y índice de reducción) en todas las pasadas.

Estas mejoras del proceso de laminado tienen su origen en la utilización en cubiertas de bandejas (hojas de zinc de más de 3 metros).